La humanidad vuelve a reunirse en torno a la cocina

En las arquitecturas modernas, la cocina vuelve a ocupar un lugar destacado. De este modo se cierra un círculo histórico – un breve viaje al pasado.

Hasta la Antigüedad
Las hogueras también se emplean para cocinar. A menudo son empleadas de forma conjunta por varias familias. Así lo constatan los hallazgos en Anatolia y Mesopotamia.

800 a. C. - 300 d. C.
En las casas de ciudadanos griegos adinerados encontramos las primeras cocinas en estancias separadas. Las villas romanas cuentan asimismo con cocinas independientes, también para proteger del humo a quienes las habitan. En ellas trabajan sobre todo esclavos.

La Edad Media en Europa

La población sencilla vive en casas sin cocinas independientes, pero con un brasero y una abertura en el techo para evacuar el humo. También se emplea como iluminación y calefacción. En la Edad Media tardía, las cocinas se trasladan del centro a la pared, se construyen las primeras cocinas de ladrillo empotradas. Se cocina en calderos de tres patas de altura regulable. La mayoría de los nobles instalan las cocinas en edificios independientes por el peligro de incendio.

 

Edad Moderna temprana

En las cocinas de las familias acaudaladas encontramos cada vez más utensilios de cocina (p. ej. diferentes pucheros y espetones) que requieren espacio de almacenamiento. Comienzan a construirse paredes alrededor del fuego y se cubre con planchas de hierro. En estas se realizan orificios destinados a la colocación de los pucheros. En el siglo XVIII se construye la primera cocina completamente integrada. 

 

Siglo XIX

La cocina con entrada reservada para proveedores se convierte en el centro de las casas de clase media-alta. Poco a poco se va dando paso a la industrialización:
agua corriente, máquinas de cocinar más compactas, cocinas de gas y eléctricas.

Esta cocina de Francfort puede contemplarse en el ‘Museo del Arte y los Oficios’ de Hamburgo, como parte de la presentación de la colección Modernidad.

Siglo XX
La «cocina de Fráncfort», marcada por la arquitectura Bauhaus, se convierte en el prototipo de cocina integrada: funcional, práctica, compacta y separada del resto de estancias.

A partir de 1980
Cada vez son más las personas que buscan una cocina personalizada.
La cocina, que durante mucho tiempo permaneció oculta desde el punto de vista arquitectónico, se convierte en el nuevo salón, en el que se dan cita la familia y los amigos.
Un círculo se cierra.

Créditos de imagen: Viktoriia Hnatiuk / iStock; PRISMA ARCHIVO / Alamy Stock Foto; Giorgio Cosulich/Getty Images; Frankfurter Küche: Margarete Schütte-Lihotzky, 1926 (Propiedad de la fundación Hamburger Kunstsammlungen), Foto: Martin Luther und Dirk Fellenberg

LA OTRA DIMENSIÓN DE LA COCINA

Estamos dispuestos a recorrer nuevos caminos para satisfacer los deseos individuales de nuestros clientes. Por eso, hay mucho que mostrar y contar.